Cubrimiento PANLAR 2023
Escuchar
Pause
Play
Stop

El espíritu panamericano de Fernando Neubarth

Por : Estefanía Fajardo
Periodista científica de Global Rheumatology by PANLAR.



29 Mayo, 2023

https://doi.org/10.46856/grp.27.e176
Citar como:
Fajardo E. El espíritu panamericano de Fernando Neubarth | Global Rheumatology Vol 4 / Ene - Jun [2023]. Available from: https://doi.org/10.46856/grp.27.e176

"El médico brasilero recibió en el Congreso PANLAR 2023 el reconocimiento al Espíritu Panamericano. Su premisa: queremos ser buenos médicos, para eso necesitamos ser buenas personas."

Lecturas 336Lecturas

Licencia

Este es un artículo de acceso abierto, distribuido bajo los términos de Creative Commons Attribution (CC .BY. NC-4). Esta permitido copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato. Remezclar, transformar y construir a partir del material . Usted debe dar crédito de manera adecuada, brindar un enlace a la licencia, e indicar si se han realizado cambios. Puede hacerlo en cualquier forma razonable, pero no de forma tal que sugiera que usted o su uso tienen el apoyo de la licenciante. Usted no puede hacer uso del material con propósitos comerciales.

E- ISSN: 2709-5533
Vol 4 / Jan - Jun [2023]
globalrheumpanlar.org

Cubrimiento PANLAR 2023

El espíritu panamericano de Fernando Neubarth

Autor: Estefanía Fajardo: Periodista científica de Global Rheumatology by PANLAR, estefaniafajardod@gmail.com

DOI: https://doi.org/10.46856/grp.27.e176

Cita: Fajardo E. El espíritu panamericano de Fernando Neubarth | Global Rheumatology Vol 4 / Ene - Jun [2023]. Available from: https://doi.org/10.46856/grp.27.e176

Fecha de publicado: 29/Mayo/2023


Hablar de él mismo se le hace complicado, pero al preguntarle a otros por su nombre responden con elogios cargados de mucho sentimiento. Se define como médico por profesión y escritor por necesidad. De lo primero, quizá por inspiración de su abuelo materno, a quien no conoció, pero que supo de su espíritu y vocación de cuidado por el prójimo.

Fernando Neubarth es de Brasil, sede del Congreso PANLAR 2023, donde, además, se le hizo entrega del reconocimiento al Espíritu Panamericano, ese que, afirma, “es un gesto de generosidad” de quienes propusieron su nombre y lo dedica a los que han hecho parte del proceso y de su historia, amigos y familia.

Neubarth es especialista en Medicina Interna y Reumatología, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Moinhos de Vento. Ha sido también presidente de la Sociedad Brasileña de Reumatología (SBR) 2006-2008 y presidente del Consejo Consultivo de la SBR.

Su motivación para estudiar Medicina surgió en el momento de entrar a la universidad, “tal vez tuvo una influencia de la historia de mi abuelo materno, que no llegué a conocer, pero que ejerció la profesión con gran cuidado al prójimo y un espíritu de idealismo e interés por el bien común”.

La opción por la reumatología se dio durante la residencia en medicina interna en el Hospital de Clínicas de Porto Alegre, de la Universidad Federal do Rio Grande do Sul.

“En la época, el Servicio de Reumatología era dirigido por el profesor João Carlos Tavares Brenol, un entusiasta de la especialidad, a quien también debo la influencia por la participación y el gusto por la vida institucional en la Sociedad Brasileña de Reumatología (SBR) , editando inicialmente el Boletín de la SBR por invitación suya, que hice durante más de una década, y a través de esto me di a conocer y llegué a la presidencia de la entidad”, rememora.

Recuerda también la influencia de un colega y tutor en la residencia médica, “el Dr. Umberto Lopes de Oliveira Filho, con quien también aprendí mucho, especialmente sobre postura y relación con los pacientes”. 

Para este médico que disfruta de las letras “todos estamos influidos principalmente por nuestras relaciones circunstanciales de formación y privilegios de la vida, la familia. Específicamente en el área de la reumatología, hubo muchos ejemplos, además de los ya mencionados anteriormente. Sería injusto nombrar algunos entre tantos, que me marcaron y aún están presentes en esta influencia y aprendizaje que permanece”, dice.

Agrega que “el tiempo demuestra que cada vez más sabemos lo poco que sabemos y necesitamos seguir aprendiendo”.

En la vida corporativa, durante la presidencia de la SBR, compartió con un grupo de colegas que también le ayudaron mucho, tanto en la junta ejecutiva como en la totalidad del cuerpo de asociados de la época, “a quienes creo conocer personalmente y la mayoría por su nombre.  Se convirtieron en amigos y ejemplos que guardo con respeto y cariño”. 

Ante la pregunta de qué otra carrera o labor habría elegido, responde que, aunque nunca se lo ha planteado, seguramente sería algo diferente, pero llevado a cabo “con el mismo sentido de preocupación permanente por seguir los preceptos que entiendo como éticos y responsables”.

 

La labor en PANLAR

El interés por PANLAR, confiesa Neubarth, surgió de ejemplos como los del Dr. Pedro da Silva Nava y el Dr. Adil Muhib Samara, antiguos presidentes brasileños de la Liga. “El Dr. Samara sigue siendo una fuente de historias e inspiración. Pero, sin duda, fue con mi amigo Antonio Carlos Ximenes con quien inicié mi participación más efectiva en PANLAR”, cuenta.

Siendo presidente de la SBR, “ya había buscado un mayor acercamiento de la Sociedad Brasileña con la Liga, lo que me hizo recibir en 2008, también con gran honor, el título de Miembro Distinguido de PANLAR. Durante algunos años fui representante de la SBR en la Liga y miembro de la Junta Directiva desde 2010, habiendo sido secretario general, vicepresidente Regional Sur y, ya en el mandato de la nueva Junta, representante del Cono Sur”.

En 2010, Neubarth presidió el XXVIII Congreso Brasileño de Reumatología en Porto Alegre. Este evento alcanzó a ser el tercero más grande del mundo, solo detrás de la ACR y EULAR, y el segundo más grande de una Asociación Nacional de Reumatología. También hubo un hito histórico importante para PANLAR con la realización de un primer curso de la Liga Panamericana junto con la ACR y SBR. 

Resume que su participación en PANLAR se debe a la admiración que siente por su amigo Ximenes. “Durante su gestión fui secretario general, creyendo y alentándolo en un trabajo de gran dedicación y fortalecimiento para una mayor unión y participación internacional, características innegables que él posee”.

Durante todo este período “siempre hemos contado con la valiosa participación de la Dra. Maria Amazile Ferreira Toscano, representante de la SBR en PANLAR, también un ejemplo de fuerte dedicación institucional. Como representante del Cono Sur, siempre estuve muy cerca del Dr. Miguel Albanese, un humanista poco común y en quien encuentro muchas de las mejores cualidades de lo que se entiende como virtudes civilizatorias. Creo que pude contribuir a su decisión de asumir la presidencia de PANLAR y esto me llena de satisfacción”. 

Considera además que PANLAR ha ido cumpliendo sus principales propósitos. “Está sabiendo, en mi opinión, afrontar importantes retos, adaptándose a los nuevos lenguajes, especialmente en su comunicación. Una Liga de Asociaciones Nacionales muy diferente en sus oportunidades, pero muy rica en valores humanos y científicos, emprendedora en el área de la investigación y la docencia, y también conquistando cada vez más su lugar en el contacto con los pacientes”.

En este punto cita al escritor cubano Alejo Carpentier, quien dijo una vez que en América Latina vivimos muchos siglos en el mismo momento, esta disparidad puede ser minimizada cuando nos conozcamos mejor y comencemos a aportar e intercambiar experiencias, compartiendo soluciones, ayudándonos en nuestras debilidades y compartiendo fraternalmente nuestros logros y victorias. “Unión y cooperación en la búsqueda del acceso a mejores condiciones de salud, en la prevención y tratamiento, en la promoción de la investigación, en el intercambio de conocimientos a través de la enseñanza y la educación. Entiendo que PANLAR camina por esta senda virtuosa”, analiza. 

 

Espíritu panamericano

Asegura que fue una “grata sorpresa” el anuncio del reconocimiento por parte de PANLAR. Considera que siempre ha valorado el trabajo institucional, porque creo en el valor de las instituciones que promueven la armonía y la mejora humana de sus componentes. “Veo el premio mucho más como un gesto de reconocimiento a todos los que trabajan, independientemente de cargos o títulos, en el desarrollo de esta historia”, señala. 

Tal vez lo que más valora de este hecho es la existencia de una medalla con este simbolismo en la institución. “Es la prueba del reconocimiento de las bambalinas, de la inmensa mayoría, que busca ayudar, hacer realidad sueños y trayectorias, incluso en pequeños gestos y acciones, actitudes e incluso no actitudes, en el momento oportuno y ayudando en decisiones importantes. Y somos muchos así, creo que llamarlo "espíritu" tiene su concreción”. 

El anuncio se hizo a través de una carta que reconoce su labor y enumera los esfuerzos realizados y el recibimiento de esta, además, fue en familia.

“La carta fue recibida como un gesto de generosidad. Un buen sentimiento de pertenencia, pero que atribuyo mucho más a las buenas intenciones de quienes pensaron en mi nombre para tal homenaje. Mi familia me conoce bien y siempre ha acompañado mi participación tanto en PANLAR como en todas las instituciones en las que creo y siento que participo. Ustedes también forman parte”, menciona. 

Y sí. Su espíritu es el de un médico, de un amante de las letras, de muchos esfuerzos y reconocimientos a quienes han sido parte de su andar. Ahora es su turno, el del espíritu panamericano. “Reitero que estoy orgulloso de pertenecer a una institución que se acuerda de valorar esta virtud un tanto etérea, que no por casualidad se llama "espíritu". En el "espíritu" de una institución está el lastre de su permanencia. Les agradezco que comprendan que, de alguna manera, pueda, en algún momento, representar algo tan noble y vital para cualquier institución”.

“He contribuido en lo que he podido, creo que no más que muchos y quizás de forma anónima. He intentado dar a conocer mi opinión siempre que ha sido posible, he actuado y he dejado de actuar cuando me ha parecido lo más oportuno. Creo que una institución es grande y fuerte cuando se valora a cada uno de sus miembros. Somos una Liga de Asociaciones que representa a un selecto grupo de profesionales médicos reumatólogos de todas las Américas. Queremos ser buenos médicos, para eso necesitamos ser buenas personas. Creo que eso es lo que todos buscamos”, y seguido de esto, confiesa que no tiene “la fórmula para eso, pero tengo esa preocupación constante”.

“Aprovecho también para agradecer a PANLAR, a través del Editor de Global Rheumatology, el siempre entusiasta Dr. Carlo Vinicio Caballero Uribe, el privilegio de poder participar en este maravilloso canal de comunicación que es nuestra revista. Siempre me gustó leer y a través de textos literarios, muchas veces ficticios, manifiesto algunas de las inquietudes, que entiendo no son solo mías, y la convicción de que nuestra formación necesita estar conectada con todos los aprendizajes y extrañamientos. Esto va más allá de un único enfoque, como si la medicina fuera solo una materia única y restringida, cuando en esencia es la trascendencia de todos los saberes. Comparto con mi colega portugués Abel Salazar: "El médico que solo sabe medicina ni siquiera sabe medicina". Para mí, escribir no es dictar enseñanzas o verdades, es compartir preguntas, es un intercambio de indagaciones”, afirma.

A la pregunta de sus sueños y ese espíritu que lo llevó al reconocimiento, dice que hay tantos… “Seguir viviendo mi tiempo. Aprender a valorar continuamente ese misterio y regalo que es nuestra existencia. Pero también deseo que podamos vivir en una sociedad más justa, más equitativa, sin tantas diferencias sociales y económicas. Esto vale para todos los ámbitos y para todos los caminos que recorro”. 

Finaliza con una reflexión; “debemos buscar continuamente ser mejores reumatólogos, mejores médicos. La primera condición: que nos guste la gente y nos guste escuchar y contar historias. Esto es lo que mueve a la civilización y nos permite pensar en futuros mejores”. 

“La reumatología siempre me ha sorprendido y me sigue sorprendiendo, es la clínica en su amplitud y excelencia. Un mosaico colorido y polifacético de historias y personajes, una fuente permanente de asombro ante la riqueza de la vida”, concluye.  

enviar Envía un artículo