Columna
Escuchar
Pause
Play
Stop

Reumafit

Por : Elias Forero Illera
Internista reumatólogo 



21 Enero, 2022

https://doi.org/10.46856/grp.22.e104

"Cuatro años después, con 10 kilos menos y sin pastillas que controlen los achaques otoñales, tengo la certeza que tomé la decisión correcta: el ejercicio."

Lecturas 604Lecturas

Licencia

Este es un artículo de acceso abierto, distribuido bajo los términos de Creative Commons Attribution (CC .BY. NC-4). Esta permitido copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato. Remezclar, transformar y construir a partir del material . Usted debe dar crédito de manera adecuada, brindar un enlace a la licencia, e indicar si se han realizado cambios. Puede hacerlo en cualquier forma razonable, pero no de forma tal que sugiera que usted o su uso tienen el apoyo de la licenciante. Usted no puede hacer uso del material con propósitos comerciales.

Reumafit

Elías Forero MD

Preocupado por la rápida aparición de los naturales achaques derivados del efecto almanaque, decidí buscar en el deporte la esquiva fuente que Ponce De León nunca encontró. La verdad este propósito fue explorado en otras oportunidades, pero por una razón u otra nunca prosperó el hábito deportivo. 

Esta vez la situación era diferente, el deporte era necesario para evitar males mayores. De manera que en compañía de mi esposa fuimos de compras deportivas, su presencia servía de estímulo y también de freno de mano para evitar gastos no necesarios.

La primera inversión (eufemismo inventado por los banqueros para nombrar a los gastos innecesarios) consistió en adquirir ropa deportiva adecuada a mis necesidades. Juniorista desde el nacimiento, quise explorar la posibilidad de practicar el deporte con la camiseta del equipo de mis amores. Resulta que las camisetas originales y que cumplen todos los estándares de calidad de los equipos famosos,incluyendo a Junior por supuesto, cuestan aproximadamente 100 dólares. Mi freno de mano argumentó que para los gustos se trabaja, de manera que el kit completo de camiseta y pantaloneta fue cubierto sin temor. 

El siguiente paso estuvo en adquirir un buen calzado deportivo. Como reumatólogo tengo todo el respaldo bibliográfico para no hacer ningún ahorro (1,2). Un zapato inadecuado puede significar muchos dolores posteriores, de manera que la compañía de mi señora se limitó a dar el visto bueno en cuanto a las formas. Los zapatos fueron adquiridos sin tener en cuenta consideraciones “menores” como el costo.

La inversión en una máquina para hacer ejercicio, para fortuna de mi presupuesto, no fue ni siquiera considerada. Resulta que hace unos años en otro arranque fitness compré una caminadora. Como todo juguete nuevo, fue ampliamente utilizada durante la primera semana posterior a su instalación. El entusiasmo inicial se fue apagando a tal punto que la caminadora terminó convertida en un gran y costoso perchero. Años después la caminadora-perchero fue obsequiada a uno de los empleados de nuestro edificio, que se encontraba por esos días en trance fitness. Él asumiría la reparación de los daños que el desuso infringió a la máquina para luego darle el uso primario y así disminuir los kilos sobrantes en su peso. Desafortunadamente, creo que no ha podido repararla, puesto que no se nota disminución en su peso, la caminadora debe continuar en el modo perchero.

Tampoco consideré la posibilidad de entrar a un gimnasio. Ese método de hacer ejercicio también fue explorado en tiempos pretéritos con resultados poco alentadores. Con lo pagado en inscripciones a gimnasios, a los cuales nunca pude asistir, podría disponer de uno en mi casa. 

Entonces decidí explorar cuál es el deporte más recomendado para una persona con mis achaques y expectativas de salud. Como siempre el buscador de PUBMED respondió a mis preguntas. Un artículo publicado en 2017 por un grupo multidisciplinario de Finlandia y el Reino Unido demostró que los deportes de raqueta, la natación y algunos aeróbicos son la mejor forma de disminuir el riesgo de mortalidad por todas las causas (3). 

Los deportes de raqueta fueron finalmente escogidos para retomar mi actividad física y deportiva. Reservamos tiempo en el parque de raquetas y contratamos a un profesor recomendado por su paciencia con los novatos tardíos como yo. La raqueta apropiada para mi experiencia tenística fue adquirida sin dilaciones, tenía que recuperar el tiempo perdido. 

La inversión en ropa deportiva, raquetas, bolas y logística no fue el único gasto requerido para comenzar mis ejercicios saludables. Faltaba otra inversión más costosa que las previas. Monitorizar el ritmo y la frecuencia cardiaca, el número de calorías consumidas, la saturación de oxígeno y otros datos motivó la compra de un reloj adecuado para registrar estas mediciones (4). El objetivo, asegurar un nivel de ejercicio acorde con mi situación cardiovascular.

La jornada para ponerme a tono con mi condición física fue agotadora para nosotros y nuestro presupuesto. Sin embargo, hoy cuatro años después de aquella jornada, con 10 kilos menos y sin pastillas que controlen los achaques otoñales, tengo la certeza que tomé la decisión correcta. No lo duden, en el ejercicio está la fuente de la eterna juventud. 

 

Referencias 

 

  1. Buldt, A. K., & Menz, H. B. (2018). Incorrectly fitted footwear, foot pain and foot disorders: a systematic search and narrative review of the literature. Journal of foot and ankle research11, 43. https://doi.org/10.1186/s13047-018-0284-z

 

  1. Kong, L., Zhou, X., Huang, Q., Zhu, Q., Zheng, Y., Tang, C., Li, J. X., & Fang, M. (2020). The effects of shoes and insoles for low back pain: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Research in sports medicine (Print)28(4), 572–587. https://doi.org/10.1080/15438627.2020.1798238

 

  1. Oja, P., Kelly, P., Pedisic, Z., Titze, S., Bauman, A., Foster, C., Hamer, M., Hillsdon, M., & Stamatakis, E. (2017). Associations of specific types of sports and exercise with all-cause and cardiovascular-disease mortality: a cohort study of 80 306 British adults. British journal of sports medicine51(10), 812–817. https://doi.org/10.1136/bjsports-2016-096822.

 

  1. Isakadze, N., & Martin, S. S. (2020). How useful is the smartwatch ECG?. Trends in cardiovascular medicine30(7), 442–448. https://doi.org/10.1016/j.tcm.2019.10.010
enviar Envía un artículo