Columna
Escuchar
Pause
Play
Stop

La niña que habló con el silbato del tren

Por : Fernando Neubarth
Médico e escritor. Especialista em Clínica Médica e Reumatologia. Chefe do Serviço de Reumatologia do Hospital Moinhos de Vento. Presidente da Sociedade Brasileira de Reumatologia/SBR 2006-2008. Presidente do Conselho Consultivo da SBR.



10 Noviembre, 2023

https://doi.org/10.46856/grp.22.e180
Citar como:
Neubarth F. La niña que habló con el silbato del tren | Global Rheumatology. Vol 4/ Jul - Dic [2023] Available from: https://doi.org/10.46856/grp.22.e180 

"Los avances de la ciencia permiten mejores perspectivas para quienes padecen enfermedades reumáticas. Una realidad diferente a la vivida por la artista Maud Lewis, quien transformó sus horizontes a través del arte."

Lecturas 329Lecturas

Licencia

Este es un artículo de acceso abierto, distribuido bajo los términos de Creative Commons Attribution (CC .BY. NC-4). Esta permitido copiar y redistribuir el material en cualquier medio o formato. Remezclar, transformar y construir a partir del material . Usted debe dar crédito de manera adecuada, brindar un enlace a la licencia, e indicar si se han realizado cambios. Puede hacerlo en cualquier forma razonable, pero no de forma tal que sugiera que usted o su uso tienen el apoyo de la licenciante. Usted no puede hacer uso del material con propósitos comerciales.

E- ISSN: 2709-5533
Vol 4 / Jul - Dic [2023]
globalrheumpanlar.org

Columna

La niña que habló con el silbato del tren 

Autor: Fernando Neubarth: Especialista em Clínica Médica e Reumatologia. neubarth@terra.com.br

DOI: https://doi.org/10.46856/grp.22.e180

Cita: Neubarth F. La niña que habló con el silbato del tren | Global Rheumatology. Vol 4/ Jul - Dic [2023] Available from: https://doi.org/10.46856/grp.22.e180 

Fecha de recibido: 15 Octubre / 2023
Fecha de aceptado: 9 Noviembre / 2023 
Fecha de publicado: 10 Noviembre / 2023 


La canadiense Maud Lewis nació en el hospital de Yarmouth el 7 de marzo de 1903. Criada en un pequeño pueblo cercano de South Ohio, vivió la mayor parte de su vida adulta cerca de Digby, en el pueblo de Marshallstown. La distancia entre las dos ciudades es de poco más de cien kilómetros y se extiende a lo largo de la Bahía de Fundy, en la costa más remota de Nueva Escocia.

Desde el jardín de su casa, la niña podía ver las vías del tren que discurrían entre Digby y Yarmouth, dos de las ciudades más grandes del suroeste de la península bañadas por el océano Atlántico. Saludó a los trenes y fue una alegría cuando los conductores respondieron y le devolvieron el silbido. Desde la distancia, sus deformidades no eran visibles y esto hizo posible el diálogo entre ella y el mundo que la rodeaba.

A pesar de una artritis reumatoide juvenil grave e incapacitante, vivió para el arte.

Se desconoce el inicio exacto de su enfermedad. En una foto cuando tenía cuatro años, parece una niña sana, pero unos años más tarde, en otra foto ya se ven signos típicos de la enfermedad; la artritis ha acercado la barbilla de Maud al cuello y esconde las manos afectadas.

La artritis infantil crónica, como la de Maud Lewis, aún no tiene una causa conocida. Están implicados factores inmunológicos, genéticos e infecciosos. Se sabe que existe una cierta tendencia familiar y que algunos factores externos, como determinadas infecciones virales y bacterianas, el estrés emocional y los traumatismos articulares, pueden actuar como desencadenantes de la enfermedad. Actualmente, el tratamiento multidisciplinario más temprano y adecuado se centra en el control de la enfermedad y en medicamentos que ayuden a reducir la inflamación, mejorar el dolor y mantener las capacidades funcionales. El objetivo es alterar la progresión de la enfermedad y minimizar el deterioro del crecimiento y desarrollo físico y emocional normal.

Maud no completó sus estudios, a pesar de ser sagaz e interesada. Los otros niños la ridiculizaron tanto que el viaje de 20 minutos entre casa y la escuela fue aún más doloroso debido a las lágrimas incontenidas. La niña tímida que era blanco de acoso por parte de sus compañeros comenzó a quedarse en casa con su madre; De ella recibió clases de arte y juntos hacían tarjetas de felicitación para vender. Este aislamiento y fomento de la creatividad influyeron en el trabajo posterior de Lewis como artista popular. No sólo aprendió a pintar y dibujar, también empezó a vivir la soledad en actividades creativas.

A medida que avanzaba la enfermedad, Lewis quedó cada vez más discapacitada. La artritis frenó su crecimiento y durante toda su vida Maud mantuvo el tamaño de una niña. Tenía los hombros anormalmente encorvados, la espalda curvada y torcida y nódulos reumatoides deformaban sus manos. Usó su mano izquierda menos afectada para sostener su brazo y poder pintar con su mano derecha.

El trabajo de Maud Lewis no muestra nada de sus luchas ni del dolor de la artritis. En cambio, representa un mundo soleado de bueyes y flores, pájaros azules, gatos y mariposas.

Son recuerdos de la campiña de Nueva Escocia de la infancia de Maud, marcada fuertemente por las estaciones del año y por su imaginación. Nacida como Maud Dowling, se casó a los 34 años con Everett Lewis, un vendedor ambulante de pescado. Vivían juntos en una pequeña casa, una habitación de tres metros cuadrados con entrepiso, pero sin fontanería ni electricidad. Durante los primeros años de su vida matrimonial, salían en el coche de Everett; Maud vendiendo sus tarjetas de felicitación y su marido vendiendo pescado. A medida que la artritis progresaba, esto se hacía más difícil. Ella se quedaba en casa pintando y anunciaba su arte con un cartel adornado a la vista de cualquiera que pasara por la carretera.

Debido a su apariencia, Maud Lewis sufrió prejuicios por el resto de su vida. Su biógrafo, el escritor Lance Gerard Woolaver, que también es del condado de Digby, informa que cuando era niño comparaba a Lewis con la bruja de Hansel y Gretel, y se escondía en una zanja si la veía acercarse por la carretera. Sólo más tarde, ya adulto, pudo apreciar la belleza del arte de Maud, superando los prejuicios y dándose cuenta de lo ilustrada que era.

Además de las pinturas, Lewis decoró piezas de la casa, paños de cocina, recogedores, conchas y casi todas las superficies de la casita por dentro y por fuera. Y dibujó flores en las ventanas. Las personas que compraron su trabajo contaron a otras personas sobre ella. Comenzó a aparecer en artículos de periódicos, revistas y programas de televisión. Sus obras pintadas, incluida la casita decorada, forman ahora parte de la colección permanente de la Galería de Arte de Nueva Escocia. En una entrevista, cuando se le preguntó cómo manejaba todo esto con una enfermedad dolorosa y debilitante, Lewis respondió sonriendo:

– Mientras tenga un cepillo frente a mí, estaré bien.

Maud murió el 30 de julio de 1970, a los 67 años, en la pobreza, aunque ya conocida y con fama nacional. Superó severos desafíos físicos para crear un estilo artístico único. Aunque rara vez salió de su pequeña casa, sus obras viajaron a todas partes del mundo y, en las décadas posteriores a su muerte, se convirtió en una figura icónica, un símbolo de Nueva Escocia, un personaje querido en la imaginación y el arte popular. Es una de las artistas más reconocidas de Canadá, objeto de innumerables monografías, novelas, obras de teatro, documentales e incluso un largometraje (Maudie, de 2016, protagonizada por la actriz Sally Hawkins).

La niña que estaba permanece en ese espacio lejano de su jardín, saludando a los trenes que pasan. Sus sueños, sin embargo, se embarcaron y continúan. La visión de las imágenes alegres de la naturaleza y la vida en el campo que la encantaron y aliviaron su sufrimiento mantiene el poder benéfico de un dulce balsámico para los ojos del mundo.

enviar Envía un artículo